jueves, 1 de enero de 2015

libro repetido

Siempre pensé que cada vez que lees un libro le encuentras un nuevo significado, ya sea por la edad que tienes, por las cosas nuevas que viviste, por tu estado de ánimo, etc. Esto quiere decir que , aunque la historia es la misma, tu ya no lo eres; y es ese "nuevo" yo ( "nuevo" y entre comillas porque no creo que la gente cambie, solo mejora o empeora, o descansa) el que interpreta la historia de una nueva forma, muy distinta tal vez a la primera.  Ese personaje que pensaste frío y lúgubre ya no es tan calculador como pensabas, porque ya puedes entender lo difícil que fue pasar aquel episodio equis, muy similar a ese que tu viviste hace ya algunos meses; y ya no sientes antipatía, sino más bien compasión.
Es así que un libro ya no es solo una historia, es una historia cada vez que lo abres; y ese número puede ser el que queramos.

Me siguen?
...

Eso me paso hoy, pero con una persona. 
Tengo este chico por el que en algún momento moría. Fuimos amigos que se besaban y así estaba todo bien, sin conversaciones profundas, sin sexo, sin complicaciones. 
Crecimos, cambiamos de amistades y pronto los besos se convirtieron en llamadas, luego en chats de facebook y luego en esporádicos mensajitos de whatsapp.

...

Salí de mi fiesta de año nuevo a las 5:50 am, directo al respectivo caldito de gallina. No quería llegar a mi casa tan temprano y encontrarla vacía, y teniendo en cuenta que por la cantidad de latitas de energizante que había tomado no dormiría hasta san valentin, y llamé al chico del segundo párrafo. 
Sabía que estaría en su casa, sabía que me abriría la puerta y me hubiera recogido si así lo hubiese querido. Llegue a las 630 am a su casa, semi destruida por la juerguita, y me metí a su cama.
Quiero dormir, le dije. No quiero ir a mi casa y no quiero estar sola. 
Me besó.
Y ahí me di cuenta. Yo no era la misma, esa historia ya la había leido antes, pero la que había cambiado era yo.
Esa página la había vivido hace 4 años, esa boca ya no estaba rica, esos besos estaban flojos, esas manos estaban nerviosas. Y cómo podía ser? Si eran las mismas de antes...

Y ahí echada en su cama, todavía atontada por el alcohol, cerré ese capitulo. 
Paradojicamente, un uno de enero.

1 comentario:

  1. estabas viva!!!... pues sí el tiempo se encarga de cambiarnos, de cambiar a las otras personas y de cambiar las cosas. Por qué insistir en algo que no funcionó. Mejor cada quien por su camino.

    ResponderEliminar

Si o no? Tú que dices?